viernes, 23 de marzo de 2007

Todos tenemos el corazón de un color



Impresionante documento. Por fin, después de muchos años, se ha comprobado que los árbitros, por mucho que se diga, tienen su equipo favorito. Todos sabíamos que hay colegiados que tienen especial estima hacia unos clubs y odio hacia otros, pero ninguno lo había demostrado de una manera tan abierta y, lo que es más increíble, en pleno partido de fútbol. El árbitro celebra, de forma evidente, el quinto gol que el Ajax le mete al PSV. ¡Toma golazo! parece que dice el señor, mientras señala directamente el centro del campo. ¡Qué grande!

Por fin, se ha demostrado algo evidente. Todo el mundo tiene un equipo de fútbol favorito. Y los árbitros no son una excepción. Han tenido que pasar décadas de fútbol hasta que un buen señor, en el derby más importante de Holanda, el PSV-Ajax (como un Barça-Madrid, para que nos hagamos a la idea), dejara evidencias gráficas de que su corazón está con el Ajax. Cuando el danés Kenneth Pérez marca el quinto gol de los 'Ajacied', el colegiado hace un gesto inequívoco. En su interior pudo pensar: ¡Golazo! ¡De puta madre! ¡Manita al PSV! Pero lo bueno es que la alegría se le desbordó hasta celebrar el tanto.

Pero lo mejor de todo es la justificación que dio el hombre para negar su acto, que se aprecia perfectamente. Cito textualmente de Sport, "el árbitro se excusó asegurando que el gesto expresaba una sensación satisfactoria porque había aplicado la ley de la ventaja correctamente y la jugada había acabado en gol". Es decir, que un equipo que va ganando 1-4, marca un gol después de que tu concedes una ley de la ventaja (para los que no saben de fútbol, se refiere a dejar seguir una jugada en la que ha habido falta porque el equipo beneficiado es el mismo que llevaba el balón, a grandes rasgos), marcando el 1-5 y la reacción más normal es: ¡Qué grande soy! (gesto de satisfacción) He dado la ley de la ventaja... ¡NO! Has celebrado el gol y se te va a caer el pelo amigo...

No me imagino qué pasaría si eso hubiera ocurrido en un Barça-Madrid, pero ese árbitro sería famoso en todo el mundo, seguro. Y es que, mi sentido común me dice que, cuando eres niño, si te gusta el fútbol, eres de algún equipo. A lo mejor te gusta el fútbol en general pero cuando llevas un balón en las manos y vas a jugar, todo el mundo te pregunta: ¿De qué equipo eres? O cuando juegas al PRO, si eres árbitro, ¿no coges tu equipo favorito? Está claro que si un niño nace en, por poner un ejemplo, Teruel, puede que su primer equipo sea el Teruel CF (desconozco si existe), pero seguro que tiene simpatía por Barça o por Madrid. Nos creemos que los árbitros nacen con el don de la imparcialidad, pero, de una vez por todas, se ha demostrado que no. Que se emocionan tanto como los que nos emocionamos con esto del fútbol. Enhorabuena a este árbitro, porque todos tenemos el corazón de un color.

2 comentarios:

Kazetari dijo...

Rem, cabrón... te voy a denunciar por plagio... Me has robado mi texto de Sport... y si no mira en el diario en qué sección está :-P Por cierto, es buenísima la imagen, eh, jajajaja!!! Pronto colaboraré... lo juro :-$

La Periodista en Paro dijo...

Jajaja. Yo iba a hacer esta noticia también pero Rem se adelantó. Es grandiosa la celebración del gol xDD

Por cierto, Rem ni siquiera había puesto el link a Sport, así que dame las gracias que al menos yo los mando a tu noti ^^

Un abrazo y escribe ya jodio!!