viernes, 2 de marzo de 2007

100 euros y ni pa’ ti ni pa’ mí

Una dependienta pacta con un ladrón armado para que le robe sólo 100 euros. Como si de un mercadillo se tratase, la vendedora le ofreció únicamente lo que el asaltante necesitaba. Tras una oleada de robos en la población de Camí Reial de Catarroja (Valencia), una de las víctimas fue más lista que las otras y supo cuánto dinero necesitaba el ladrón. “100 euros para pagar el piso”, contestó él. Entonces, ¿para qué darle más? “Toma 100 euros y para casa, venga”.


Normalmente, si uno es víctima de un asalto, la respuesta es miedo y “cógelo todo pero no me hagas nada”. Este no fue el caso de la trabajadora de una tienda de lencería. Pese a que fueron muchos y en poco tiempo los robos producidos en la misma localidad, la astuta dependienta supo como negociar.

La chica replicó al asaltante que ella era una trabajadora más y que no podía darle todo el dinero. Un ladrón puede ser un ladrón, pero ante todo, al menos éste, era persona. Y se ve que con su mensaje, la dependienta supo dar en el “orgullo de ladrón” de pleno.

Las hipotecas van caras y uno ya no sabe cómo pagarlo. Si al pobre hombre le faltaban 100 euros, pistola en mano que se fue. Tal vez estaba esperando que alguien le preguntase: “¿Para qué quieres este dinero?” O tal vez se trate de una nueva iniciativa de protesta contra el abuso de precios de la vivienda. La cuestión es que el hombre fue sensato, necesitaba 100 euros para pagarse el piso. La dependienta, ni corta ni perezosa, contó el dinero hasta llegar a 100 y se lo dio. No sé si con posterior palmadita en la espalda y un “anda tira, tira…ve a dárselo al inquilino, que me tienes frita”.

Sea como sea, la sensatez dependienta-ladrón no sólo fue premiada para ella, sino que la propia trabajadora ha decidido no denunciar el hecho, puesto que cree que la causa lo valía. En fin, este fin de semana tenía pensado salir a algún lado pero no llevo dinero en el monedero, tal vez coja la metralleta del disfraz de este año y me vaya a dar una vuelta por el barrio. “Con 50 euros tengo suficiente, sólo lo quiero para salir de fiesta”. Potenciemos el ocio entre los jóvenes, señores comerciantes de mi barrio.

3 comentarios:

Juanito Valderrama no ha muerto dijo...

Dicen que la realidad supera a la ficción... Pues va a ser que sí. Si esto pasa en otros sitios, si el ladrón necesita 100€ habría pedido 500€, aunque sea para adelantarse a otra ocasión en la que le falten pelas.

Anónimo dijo...

Hay que reconocerle a esta mujer que los tiene bien puestos, porque yo no hubiera sido capaz de regatearle a un tio a mano armada. Pero lo tendre en cuenta por si llega el dia ke llevo dos años temiendo (que me atraquen en el castillo) me guardare esta noticia bien cerca para que me llene de inspiracion llegado el momento. Baterys!

Pedro dijo...

Joer, no necesito 30 kilos para un piso, a quien le doy yo el palo?
el señor banquero sera tan comprensible?